09 junio 2017

Microrrelato: Aye-Aye



Microrrelato para la iniciativa: Reto: 5 líneas.  Junio 2017.

Se trata de un reto planteado por Adella Brac en su blog. Consiste en escribir cada mes un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas, escogidas al azar.

Las palabras de este mes son:
Tumbó, malestar y señaló


Y recordando una leyenda, este es el relato que se me ha ocurrido:

Aye-Aye

Ya le advirtieron sobre la terrible maldición que era capaz de imponer aquella criatura, pero le venció su incredulidad. Cuando se topó con ese ser, una cálida noche, sus inquietantes ojos saltones y amarillentos, insertados en una espeluznante y oscura faz, se fijaron en los suyos. Entonces, le señaló con una de sus largas garras y súbitamente sintió un profundo malestar. Se tumbó en el suelo… y jamás volvió a levantarse.


También podéis leer los relatos de los participantes de este mes en el siguiente enlace:
http://adellabrac.es/reto-5-lineas-junio-2017/



Sobre el aye-aye

Cuando vi este mes las palabras propuestas en el reto, enseguida recordé la leyenda del aye-aye y decidí basar el microrrelato en él. La verdad es que le vienen como anillo al dedo jejeje.

¡Dejad que os cuente!

El aye-aye es considerado uno de los animales más raros del mundo y no solo eso, sino que la leyenda en torno él que perfectamente puede encajar en el género de terror. Este animal es originario de Madagascar y está emparentado con los lémures. Parece ser que por su apariencia se le considera el responsable del origen de la palabra "lémur" que quiere decir en latín "espíritu nocturno". 

El folclore de su región considera al aye-aye una criatura mágica y lo hace protagonista de muchas supersticiones ( por su apariencia, por ser nocturno...). Y aquí va la leyenda de terror:
Su dedo intermedio es más largo y delgado que el resto y en esa anomalía reside el mayor temor de los lugareños. Se dice que si apunta a una persona con él, ésta muere de forma repentina y horrible.
Detalle de lmano del aye-aye, con el delgado tercer dedo y el largo cuarto dedo. Foto: Mark Carwardine

¡Así que cuidado si os topáis con este bicho de las tinieblas!



Fuentes imágenes Aye-Aye: Imagen 1 - Imagen 2

28 mayo 2017

Relato: La obsesión del cisne

Este es un relato que he escrito para uno de los retos de escritura propuesto por Delia Roca en su web. Semanalmente, planteará alguna fuente de inspiración: una frase, una imagen, una idea... para realizar el reto de escritura. Este es el enlace donde se pueden encontrar los detalles de la participación:

Este relato pertenece a  #Reto_Imagen1, que trata de escribir un relato a partir de una imagen, en este caso la que os muestro. Os dejo la historia que se me ha ocurrido:


La obsesión del cisne

      Desde la infancia, me obsesionaba aquella melodía… El Lago de los Cisnes de Tchaikovsky. Concedeos unos momentos para recordarla o escucharla… Sublime.

      La oía cada vez que tenía ocasión, repetidas veces, incluso durante horas. La música me embriagaba, me envolvía, con esta melodía experimentaba increíbles sensaciones. 

       Entonces comencé a tener un sueño que no sabía cómo interpretar y que acudía a mí siempre que me refugiaba en los brazos de Morfeo. Lo que veía era lo siguiente: Bajo un cielo estrellado una niña con un vestido azul tocaba el violín, sentada en un baúl sobre un embarcadero que atravesaba las aguas que reflejaban las estrellas del hermoso firmamento oscuro. Junto a ella, un farol encendido disipaba las tinieblas nocturnas. Tras escuchar las notas que emanaban del violín durante unos segundos, reconocía mi melodía favorita, El Lago de los Cisnes y unos momentos después, un enorme cisne, atraído por la música, emergía de las aguas y permanecía a su lado mientras ella tocaba la pieza. 

      A medida que se repetía el sueño, más me agradaba. Podría haberme olvidado de él, haber prestado atención a otras cosas, pero al igual que me fascinaba la música, así lo hacía aquel paisaje onírico. Hasta que finalmente, quise pasar cada vez más tiempo en aquel lugar e intentaba dormir todo cuanto podía, pues aquel mundo me parecía mucho más sereno, reconfortante y placentero que mi propia realidad. 

      Hice lo imposible por dormir durante más y más tiempo: procuraba cansarme mucho, hacía uso de todo tipo de sustancias que provocaran somnolencia… ¡Todo lo necesario para estar ahí! En mi nuevo mundo.

      A cada momento, lo sentía más real. La brisa nocturna, el sonido de la música, la frialdad del agua… la frialdad del agua… la frialdad del agua… Allí estaba, bajo el agua… En la oscuridad. 

      Escuché entonces la melodía del violín, que resonaba en la superficie. Inevitablemente me dirigí hacia su origen, donde sabía que estaba la niña que la tocaba. 

      Emergí de las aguas con fuerza y la vi a ella, en el embarcadero. Permanecí a su lado. Me sentía diferente. Mi cuerpo había cambiado. Tenía plumas blancas, alas… Miré mi reflejo en las aguas. 

      Ahora era yo el cisne.


FIN



Otros relatos "oníricos" en mi blog 

¿Qué os ha parecido? Estos son otros de mis escritos relacionados con el mundo de los sueños:

Una anécdota

Cuando terminé de escribir este relato me quedé pensando: "Un momento, un momento... ¿dónde he escuchado yo El Lago de los Cisnes en versión violín antes?" Y entonces recordé una serie de animación que vi hace bastante tiempo llamada "Violinist of Hameln", muy curiosa, en la que el protagonista tocaba un violín (evidentemente por el título :P, aunque el instrumento era un pelín grande) e interpretaba piezas de música clásica reales. Algo bastante cultural y educativo, la verdad (para que luego digan de los dibujos de antes...). Pues encontré el fragmento en el que precisamente tocaba la melodía de El Lago de los Cisnes, aquí está:

video

(Si no se ve el vídeo, lo subí también a Youtube: https://youtu.be/8QY7JBxDpOo)

No esperéis demasiada animación en la serie jejeje.
La cosa es que no llegaron a traducirla, al final la tuve que ver en japonés y con subtítulos en inglés o en español, según el capítulo que pudiese encontrar (antes era más difícil), pero bueno, además de aprender de música, le daba un buen repaso al inglés :P

    19 mayo 2017

    Combate Medieval, ¡este sí es mi deporte!




    ¡Hola! En esta ocasión traigo una entrada que sale un poco de lo habitual. Dado mi gusto por el tema medieval, el año pasado descubrí un nuevo deporte que está tomando bastante peso a nivel internacional y que crece en España poco a poco: El Combate Medieval.

    Cartel Combate Medieval en Belmonte

    Me gusta escribir sobre la época medieval, es una de las etapas históricas que más me llama la atención. De hecho, tengo varios relatos medievales escritos (algunos premiados y publicados en antologías) y estoy escribiendo mi tercera novela con un contexto medieval (y mezclando varios género que me gustan: un poquillo de terror, una pizca de comedia... ya veremos el resultado jejeje).

    Pues bien, de un año a esta parte, he asistido a varios eventos de Combate Medieval:
    • Combate Medieval en el Castillo de Belmonte (junio de 2016).
    • Jornada de Combate Medieval en la Plaza de España de Sevilla (febrero 2017)
    • Battle of the Nations, el Torneo Internacional (el mes pasado en Barcelona).
    Y he preparado un vídeo que encontraréis más abajo.

    Pero antes de verlo, os cuento un poco sobre este deporte.


    Sobre el Combate Medieval

    Cartel Battle of the Nations
    El Combate Medieval es un deporte de contacto que nació en Europa del Este, en el que se utilizan armas e indumentarias propias de la época. No se trata de recreación histórica, son combates reales. Sin embargo, es muy importante destacar que se hace un gran hincapié en la seguridad de quienes lo practican, tanto en las protecciones corporales como en las armas y hay un reglamento muy estricto al respecto.

    Básicamente existen tres modalidades de combate: Melé, Duelo y "Kill the King".

    La melé son luchas por equipos cuyo objetivo es derribar a los oponentes y acabar el combate con el mayor número de compañeros en pie. Los enfrentamientos por equipos pueden ser de 3 vs 3, 5 vs 5 o incluso de 21 vs 21.

    Los duelos, como su nombre indica, consisten en el enfrentamiento de luchadores de forma individual (1 vs 1). La lucha se desarrolla durante tres asaltos de un minuto. Aquí no se busca derribar al oponente si no golpearle el mayor número de veces durante cada asalto. Existen diferentes modalidades de duelo, clasificadas por el tipo de arma utilizada por los oponentes: Espada y escudo, Espada de mano y media y Arma de asta, cada una con sus reglas específicas.

    La última modalidad, Kill the King, es en la práctica una batal1a campal en la que dos equipos pugnan por proteger a su rey y derribar al rey del otro equipo. Los "reyes" son luchadores que portan un estandarte que facilita su identificación en medio del combate.


    Mi asistencia a los combates

    He realizado un vídeo de unos 3 minutos sobre mi asistencia a los Combates Medievales que os mencionaba anteriormente (Belmonte, Sevilla y Barcelona). Tengo muchas horas de grabación, pero he hecho un resumen :P 

    Veréis que tanto por el sonido como por los golpes impacta, pero vuelvo a decir que se le pone mucha atención a la seguridad de los luchadores. 




    Podéis ver en el Combate del Castillo de Belmonte la participación de equipos nacionales españoles, como Bohurt Zona Sur o Los Caballeros de Belmonte. La jornada Medieval en Sevilla estuvo a cargo de Bohurt Zona Sur, quienes también participaron en el Torneo Internacional (Battel of the Nations) con el resto de equipos españoles. A este Torneo asistieron equipos de muchos países: Rusia, Italia, México, Reino Unido, EE.UU, China... 


    Contenido medieval en mi blog

    Y ya por último,, si queréis ver el contenido medieval que tengo en el blog (relatos, microrrelatos, alguna ilustración...) solo tenéis que hacer clic en esta etiqueta: Medieval.



    Espero que os haya gustado el vídeo. Contadme en comentarios :)

    12 mayo 2017

    Microrrelato: Cowboy sin fortuna



    Microrrelato para la iniciativa: Reto: 5 líneas.  Mayo 2017.

    Se trata de un reto planteado por Adella Brac en su blog. Consiste en escribir cada mes un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas, escogidas al azar.

    Las palabras de este mes son:
    Importancia, estaba y lado.


    Y aquí va el relato que se me ha ocurrido:

    Cowboy sin fortuna

    Solía participar en juegos de azar, pero la suerte nunca estaba de su lado. Ni siquiera cuando por fin ganó una partida de cartas. Cualquier otro jugador no le habría dado tal importancia, mas precisamente aquel contrincante tenía muy mal perder. Alegando que hizo trampas, le apuntó con su revólver. El rugido del disparo resonó en todo el salón al tiempo que la pianola enmudecía. Aquello no fue un duelo limpio…



    También podéis leer los relatos de los participantes de este mes en el siguiente enlace:

    23 abril 2017

    Ficción sonora de mi relato: El maletero, por Terror y Nada Más

    Terror y Nada Más ha realizado la Ficción Sonora de mi relato El maletero.


    Se trata de un proyecto muy emocionante. Realicé el guión del El maletero a partir del relato que escribí y el equipo de Terror y Nada Más ha trabajado en su dramatización. Con las voces de Mario Rguez y Laura Monedero y con la participación de Mariano Bascón y Niove Mora, esta historia cobra vida de una forma impresionante.

    ¡Estoy deseando que lo escuchéis!

    Podéis hacerlo en Youtube:



    O en Ivoox:






    Y por otra parte, también os dejo el enlace al relato, que publiqué aquí en mi blog como especial Halloween del año pasado:

    Sobre Terror y Nada Más


    Terror y Nada Más es un Podcast de Ficción Sonora y Audiorelatos de terror / fantástico.
    Podéis encontrar más información en sus redes sociales:

    *****


    ¡Espero que os haya gustado!



    Relato Especial Aniversario El Rostro en el Laúd


    ¡Hola! Hoy día 23 de abril, hace un año que se presentó mi novela El Rostro en el Laúd, publicada por Ediciones Hades, y para celebrar este aniversario, he decidido escribir un capítulo extra de la novela, un relato breve que no aparece en el libro.

    No es necesario haber leído antes la novela para leer el relato y aquellos que ya la hayan leído, encontrarán un pequeño extra de la historia.

    Antes del relato y para poneros en contexto, os recuerdo la sinopsis de El Rostro en el Laúd:

    Sinopsis


    Julia, una historiadora de Sevilla demasiado obsesionada por su trabajo, reconoce en la galería de un coleccionista un antiguo laúd que cobija un grotesco rostro en sus entrañas. Recuerda entonces una vieja y oscura leyenda que pesa sobre él: se cuenta que hace varios siglos vivía un juglar a quien la gente temía, ya que cuando el músico tocaba el laúd, la desgracia se cernía sobre aquellos que lo escuchaban.

    Dado su valor histórico, ella decide hacerse con ese lúgubre instrumento y antes de la transacción, el coleccionista le desvela que lo encontró uno de sus antepasados, el cual terminó demostrando un inusual temor hacia el mismo.

    Pese a las advertencias, Julia lo adquiere y es a partir de entonces cuando comienzan a suceder a su alrededor una serie de extraños acontecimientos.


    Los personajes que aparecen en este relato son el coleccionista y su abuelo (que también lo era, como indica el propio personaje en el libro cuando dice que su colección la comenzó su abuelo, la siguió su padre y actualmente es el quien sigue aportando objetos) y para seguir una estructura similar a la novela, este breve capítulo se narra a partir de estos dos personajes con distintas voces narrativas.

    ¡Allá va!

    ***************

    Relato Especial Aniversario El Rostro en el Laúd:
    El coleccionista

    Manuel, el abuelo del coleccionista
    Manuel era un conocido coleccionista en el municipio sevillano donde residía. Su inmensa galería era sorprendente. Poseía objetos procedentes de distintas épocas que podían tildarse de singulares o extravagantes.  

    Pasaba horas frente a ellos, observándolos… pensando en la rareza de los mismos, imaginando dónde estuvieron en épocas anteriores, quiénes habrían hecho uso de ellos o dónde pasaron sus años de máximo esplendor.

    David, el coleccionista (personaje que indico en la sinopsis)
    Mi padre heredó la colección de mi abuelo y yo la heredé de mi padre, al igual que me transmitieron un gran interés por las piezas de origen histórico. Mi padre aumentó la colección del suyo y yo continué ampliándola. Siempre nos ha gustado exhibir las piezas. Compartir con aquellos interesados por la historia, como nosotros, todos estos objetos curiosos que tanto esfuerzo nos costó reunir y de los que siempre estuvimos orgullosos.

    Manuel
    Entre los objetos de su colección se encontraba un antiguo laúd que halló en el campo, apoyado en el tronco de un grueso y solitario árbol.

    Cuando le pareció distinguir el instrumento en la lejanía se acercó hasta él. Era un día caluroso. Bajo la sombra del árbol se quitó el sombrero y limpió el sudor de su frente. Observó el laúd. Miró a sus alrededores. Aquel instrumento no parecía tener dueño.

    Lo tomó del mástil para inspeccionarlo y magna fue su sorpresa cuando en su interior, en el hueco, halló un grotesco y espeluznante rostro cuyos ojos desprendían una intensa y siniestra mirada.

    Durante unos instantes, se vio sacudido por el impacto de la sorpresa, pero después continuó examinando el instrumento y, por su experiencia, adivinó que se trataba de una pieza antigua.

    Lo llevó a su casa y antes de hacerlo de su propiedad estuvo preguntando en incontables ocasiones por el dueño del laúd, pero nadie lo reclamó.

    David
    Pero había un objeto… Un objeto que todavía formaba parte de la colección y que mi abuelo quiso mantener cautivo bajo una gruesa tela rodeada por cuerdas unidas entre sí por fuertes nudos.  Mi padre me contó que se trataba de un viejo y desgastado instrumento que despertó en mi abuelo el terror más demencial.

    Manuel
    Expuso el laúd junto a otras piezas de su colección. Lo miraba durante horas, preguntándose por la razón de la existencia de tal instrumento. Y la curiosidad crecía en él a medida que pasaban los días.

    Una de las tardes en las que observaba el laúd, tomó su pipa y se dispuso a encenderla. Cogió de su bolsillo una caja de cerillas. De ella, sacó una. La deslizó por la propia caja y a la primera chispa le siguió un pequeño brote de fuego que consumió la madera de la cerilla en el acto y que casi alcanza su dedo. Tuvo que soltar la cerilla chamuscada y pisarla en el suelo.

    Sin darle más importancia a este pequeño suceso, tomó otra. La deslizó y la cerilla se encendió con normalidad. La acercó a la pipa para encenderla y mientras prendía, miró hacia el laúd. En ese momento, le pareció que el enfoque de los ojos del rostro era diferente. Perplejo, alejó lentamente la cerilla, aún encendida de la pipa, casi de forma involuntaria y se percató de que las siniestras pupilas se movían en dirección al fuego.

    Quiso comprobarlo. Acercó la cerilla al laúd y la movió lentamente de un lado a otro. Para su sorpresa, los ojos seguían la trayectoria del fuego mientras la cerilla llegaba a su fin y entonces se apagó.

    Rápidamente, tomó otra y la volvió a encender. La aproximó al instrumento y realizó la misma prueba. Los ojos volvían a perseguir el fuego, pero esta vez, la llama comenzó a palpitar con intensidad. Detuvo su mano y, al momento, sintió una presencia tras él. En ese instante tuvo la certeza de no estar solo en la sala que albergaba su colección.

    David
    A mi padre le perturbaba la historia de mi abuelo y el laúd, pues me contó que había sido testigo de ciertas extrañezas. Pero yo era más incrédulo con respecto al instrumento. No sé si era porque no lo había llegado a ver o porque esos sucesos me resultaban difíciles de creer.

    No obstante, el deseo de mi abuelo era que el objeto permaneciera envuelto tal y como lo dejó y no tuve demasiado interés por contrariarle. De todas formas, había otras piezas en la colección que admiraba más y con el tiempo, me fui olvidando del instrumento.

    Manuel
    Se decidió a mirar hacia atrás, pero antes de hacerlo, el fuego de la cerilla tocó sus dedos. Tuvo que soltarla, se despistó unos segundos, terminó de girarse, pero no encontró a nadie.

    A partir de entonces, su comportamiento fue cambiado precipitadamente. Aseguraba tener pesadillas en las que se veía rodeado por enormes llamas. Decía que el laúd estaba vivo y que siempre se sentía acechado. Su esposa mencionaba que vociferaba cada vez que acudía a la sala de la colección, como si se dirigiera a alguien. Cuando antes apreciaba estar en soledad, continuamente reclamaba compañía. Culpaba al laúd de sus estremecedores sueños, decía escuchar extrañas melodías a cada instante.

    Envolvió el laúd en una gruesa tela la cual ató con cuerdas, con todas sus fuerzas. No soportaba más la mirada de ese rostro, pero esto no hizo que su estado de delirio mejorase.
    A petición de su esposa, fue trasladado a casa de unos parientes para alejarlo del instrumento. Sin embargo, incluso estando allí, no cesaba su inquietud, ni dejaba de referirse a él una y otra vez. Juró que cuando regresara, lo destrozaría.

    Pero no regresó. Unos días después de proferir su amenaza, un repentino infarto se lo llevó.

    El laúd permaneció en la colección. Oculto bajo la tela.

    David
    Hasta que alguien se interesó por descubrirlo, Julia. Por algún motivo, ese instrumento llamó su atención. Le di mi permiso para que lo desenvolviera porque se trataba de una historiadora y pensé que podría merecer la pena que alguien como ella le echase un vistazo.

    Le hablé brevemente sobre mi abuelo y su rechazo hacia el instrumento, pero ella lo consideró una pieza importante. Lo quería y, siendo sincero, yo deseaba sacarlo de la galería. Si no podía exhibirlo, a mi parecer se trataba un objeto inútil y, en cierta forma, seguiría respetando el deseo de mi abuelo, aquel objeto no sería expuesto en la colección si ella se lo llevaba. 

    FIN


    ***************




    También me gustaría dejaros el fragmento del libro en el que Julia encuentra el laúd en casa del coleccionista para que veáis / recordéis dónde se menciona a estos personajes:


    Julia es invitada por la esposa del coleccionista, Irene. Ella acude a la casa con otras personas con las que trabaja en un proyecto sobre historia:

     El marido de Irene les llevó a una sala repleta de objetos […] tan difíciles de encontrar como de coleccionar. Sin embargo, confesó que no fue solamente obra suya: había seguido la tradición de su padre y de su abuelo por acumular todo tipo de piezas históricas.

    […]

    En una de las esquinas de la habitación (Julia) vio algo envuelto en una tela fuertemente atada con gruesas cuerdas desgastadas. Por la forma, era evidente de qué objeto se trataba, no cabía la menor duda: debía ser un laúd. Pidió permiso al dueño para descubrirlo y examinarlo y él se lo concedió. […] Ella lo apoyó sobre una mesa y trató de desatar las sogas. Parecía que el laúd había sido envuelto hacía décadas. La tela estaba polvorienta y los nudos, fuertemente apretados, eran difíciles de deshacer. Quienquiera que lo hubiera embalado, confiaba en que nadie pudiera acceder a él. Pero con un poco de paciencia y ayudándose de las uñas, Julia logró desprender un par de nudos, lo cual resultó suficiente para quitar la tela y descubrir el instrumento.
    Enseguida supo que estaba en lo cierto, obviamente era un laúd que parecía tener siglos, pero no se trataba de un laúd común. Su superficie distaba mucho de ser lisa y uniforme, el acabado era demasiado tosco y se acusaba en la madera unos fuertes síntomas de deterioro. Sin embargo, sobre todo eso, algo le llamó aún más la atención: distinguió en el interior del laúd, a través del hueco o boca (desprovista de una clásica decoración enrejada), tras las cuerdas, la imagen de un rostro indescriptiblemente grotesco que le propinó una espeluznante sensación de inquietud y repulsión. Apartó su vista unos instantes y tras reflexionar unos momentos, ella reconoció ese laúd. Recordó que había una leyenda en torno a él que le otorgaba un gran valor. 

    […]

    El marido de la señora Irene le contó  que ese laúd llevaba mucho tiempo en su familia y que fue su abuelo quien lo encontró, pero que desde que tenía uso de razón, lo recordaba envuelto, ya que su pariente insistía en que no deseaba que fuera expuesto, transmitiendo un constante rechazo y temor hacia el instrumento. Con el tiempo, se quedó olvidado en ese rincón, respetando la decisión de su antepasado. 



    Si queréis conocer más sobre la novela, podéis leer el primer capítulo completo en la vista previa de Amazon. Este es el enlace:


    Y por último, esta es la página web que hice para la novela, donde podéis encontrar una recopilación de entrevistas, reseñas y material de este tipo relacionado con El Rostro en el Laúd.


    Espero que os haya gustado este especial aniversario y ¡feliz día del libro!

    08 abril 2017

    Presentación de mi novela Casos descartados en el Grupo Literario Aldea


    El pasado día 5 de abril tuvo lugar la presentación de mi novela Casos descartados en el Grupo Literario Aldea (Asociación Literaria de Escritores Andaluces), en Sevilla.

    Como ya os he comentado en otras ocasiones, es un Grupo que aprecio mucho y sus integrantes se han convertido en mis mentores. En el año 2011, ellos me concedieron un premio en un certamen que organizaron por mi relato El juglar y la cuerda del laúd y este hecho fue un empujón y un aliciente muy importante para mí para seguir escribiendo por la confianza que depositaron en mí.

    Durante el acto de presentación hablamos sobre la novela y respondí a una serie de preguntas, os cuento brevemente algunas de ellas:

    ¿Qué significa en el contexto de la novela la expresión "Casos descartados"?

    "Casos descartados" es un término que en esta novela hace referencia a una serie de casos que son ignorados por los agentes de la comisaría de la ciudad de Greheim (una ciudad ficticia dentro de la Europa del siglo XIX). El protagonista de la novela, Sigmund Sikerteils, un hombre muy despistado, se empeña en resolver estos casos a pesar de no ser un detective, ya que al tener su familia cierta relación con la comisaría, se siente responsable de ese abandono por parte de los agentes.

    ¿Puedes hablarnos sobre los casos que aparecen en la novela?

    Estos casos descartados hacen referencia a hechos o personajes inverosímiles. Algunos títulos son:
    • El caso del alquimista.
    • El caso del vaquero sin rostro.
    • El caso del payaso fantasma.
    • El caso del espectro en el museo
    • El caso de la flauta maldita...
    Y luego hay unos pocos casos que son "más reales" en los que el protagonista se ve involucrado por una serie de circunstancias de la trama, como El caso del chef o El caso de la joya desaparecida.

    ¿Cómo se te ocurrió la idea para el libro?

    Todo partió sobre una propuesta que me hicieron sobre escribir un relato del siglo XIX. Ese relato se convirtió con el tiempo en el primer capítulo de la novela y a él le siguieron los demás. Siendo un total de 22 capítulos.

    En esta otra entrada sobre la primera presentación del libro hablo con más extensión sobre el inicio de esta idea.

    *****


    A continuación, os muestro algunas fotos del pasado día. En la primera me encuentro con las presidentas de Aldea: Mª Luisa Cerdá y Mª Dolores Fernández-Villamarciel.




    Y en ésta enseño una placa de la que me hicieron entrega, un detalle precioso.


    Estoy muy contenta de que una vez más me hayan recibido con mucho cariño y desde aquí vuelvo a agradecer al grupo todo su apoyo.


    SOBRE CASOS DESCARTADOS

    Casos descartados es una comedia policíaca ambientada en el siglo XIX que comencé a escribir en el año 2011. Aunque sea mi segunda novela publicada, es mi primera novela escrita.

    Sinopsis:

    En Greheim, a finales del siglo XIX, Sigmund Sikerteils (un hombre despistado, de aspecto desaliñado y con un llamativo corbatín) se empeña en resolver todo caso de carácter insólito o sobrenatural que es rechazado por los agentes de la comisaría. Sin llegar a ser un auténtico detective, logra solucionar una serie de sucesos con relativo éxito. Sin embargo, pronto descubrirá que algunos de esos casos extraños esconden un trasfondo más complejo de lo que imaginaba. 

    Se trata de una historia en la que el humor se une con el suspense, el despiste con el razonamiento, la superstición con el desmantelamiento…

    Podéis encontrar más información sobre la novela, así como el booktrailer en la página web que realicé para ella:



    ¡Hasta pronto! :)