Este diciembre...

22 abril 2014

Relato: Las aventuras amorosas de un bufón


Mi relato con el título Las aventuras amorosas de un bufón forma parte de la Antología 152 Rosas Blancas (Editorial Divalentis, 2014).


152 ROSAS BLANCAS recopila más de un centenar de relatos, seleccionados entre los participantes del Segundo Certamen Literario Divalentis.

Un libro para disfrutar de historias a través del tiempo y de ambientaciones que hacen volar nuestra imaginación. De género: romántico histórico.

Aquí va el relato:
***********

LAS AVENTURAS AMOROSAS DE UN BUFÓN

¡Este humilde bufón va a contaros una curiosa historia que os dejará boquiabiertos! 

Estaba yo hace unos años sirviendo a otro rey en otra comarca y una doncella de la reina acudió a mí en busca de ayuda. “¡Curioso!” Pensé cuando reparé en que mi aspecto, del que tanto huían las damas, hizo perfilar mi ingenio y este último me permitía acercarme a ellas. Tengo la altura de cualquiera de vosotros, no gozo de ágiles movimientos, se encorva levemente mi espalda y la mala fortuna hizo que al caminar no pueda levantar uno de los pies del suelo. ¡Observad que es cierto lo que os cuento mientras recorro de un lado a otro la sala! No obstante, lo que no os mostraré es mi rostro. ¡Pues os aseguro que está mejor tras esta máscara y que más de una dama gritaría y huiría despavorida si lo viera! Y apuesto a que también algún que otro caballero, que prefiero no señalar…

Aunque creo que hablaba yo de otros menesteres… ¡Ah sí! ¡La doncella! Ella me pidió que alegrara a su reina con un discurso apropiado para ella y así lo hice. No obstante, mayor fue mi sorpresa cuando descubrí que más afligida estaba la criada que su señora y que cada noche, la joven acudía a la fuente del patio buscando soledad y allí, llorando, desahogaba su pena. Como buen bufón, yo no podía permitir que tal pesadumbre invadiera a la muchacha, y en una ocasión me aproximé e intenté hacerla reír. Sin embargo, no pude arrancarle ni una leve sonrisa. ¡Pero jamás desistí! Acudía junto a ella cada noche, dedicando todo mi empeño a aliviar sus ánimos.

Debo reconocer que en un principio hacía caso omiso a mis esfuerzos pero con el tiempo llegué a notar que incluso me esperaba. Comenzaba a sentir que algo nacía en mi interior… Una calidez en el corazón... Deseaba verla cada noche y os aseguro que sus palabras eran cada vez más dulces.

Pero había otro pequeño detalle… No era ella la única dama a la que agradaba mi grotesca presencia, pues la reina comenzó a hacerme llamar muy a menudo y empecé a sospechar… ¡Así que intentad imaginar mi situación! Al atardecer me dirigía a un salón privado con la reina y por la noche a la fuente. Del salón a la fuente, de la fuente al salón... Las dos damas riendo con mis elocuencias, acarameladas con mis palabras, ¡que comenzaban a cortejarlas! Hasta que un día… ¡La misma reina me pidió que la besara! ¿Y qué iba a hacer yo? Tenía que cumplir sus órdenes, ¿verdad? ¿Cómo iba a decirle que no? Estaba confuso… y no sabía si amaba más a la reina o a la doncella. 

Su mirada se volvía insistente… Le pedí entonces que cerrara los ojos, me aparté la máscara para besarla y justo en ese instante, ¡la doncella entró en la estancia y nos sorprendió!

Le rogué que no sacara conclusiones precipitadas. Sin embargo, para mi sorpresa, no se asombró ante lo que estaba aconteciendo. Se acercó a nosotros y nos pidió unirse a nuestras muestras de amor y también nos besamos… Y del salón nos dirigimos los tres a la alcoba… Volvimos a besarnos… acudimos al lecho y ya adivinaréis lo que terminó por ocurrir… 

Y ahora… os pido que reflexionéis y os hago la siguiente pregunta: ¿Os habéis creído toda esta historia?


...


¡Pues yo tampoco!

FIN

***********



También podéis leer mi relato en el siguiente enlace:

Entradas relacionadas

10 comentarios:

  1. Enhorabuena por esta publicación.

    PD. te he encontrado por la iniciativa de blog asociados, así que me quedo

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por la publicación

    Mil besos^^

    P.D. Vengo de la iniciativa de blogs asociados, te sigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, yo también me pasé por tu blog :)

      Eliminar
  3. Muy bueno el blog, me gustó mucho, así que me quedo por aquí!! Tienes un nuevo seguidor, soy de la iniciativa Blogs Asociados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, también yo soy seguidora del tuyo :)

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho!! Tienes talento para la comedia de época. No sé para la contemporánea, porque este es de época, pero tienes talento para hacer reír. Mi enhorabuena :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu opinión! Me alegra que te haya gustado. ¡Gracias! :)

      Eliminar
  5. Pues, insisto. Tenía algo aparcado el género de época y lo voy a rescatar. Y eso es porque leo tus cuentos con un estilo que me gusta, muy centrado en el meollo de la cuestión; la situación domina el primer plano. Lo digo porque muchos de los que he leído de la modalidad que nos ocupa suelen enredarse en descripciones superfluas y manidas. También los hay muy buenos, ya lo sé, no generalicemos.

    Puntualizar que, a ese final -el de tu narración- lo pongo un marco y lo cuelgo en el apartado de privilegios. Gracias por regalar tantos relatos de calidad. No faltes. Saludos.
    Mari Carmen C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado este relato y que mis escritos te hayan animado a volver al género de época :). Es toda una satisfacción leer eso. Yo tengo una pequeña teoría sobre las descripciones: Actualmente, estamos ya saturados de ver películas, imágenes, documentales, televisión, cine... y hemos visto escenarios de todas las épocas. Además tenemos más conocimientos y entonces creo que no es necesario perderse demasiado en una descripción que resulte muy larga (hablo en términos generales, claro). Por otra parte, cuando me seleccionaron este relato me quedé muy contenta porque aunque lo hiciera de ese estilo, tuvo un lugar entre las páginas de la antología (quiero decir: no conté un romance o una historia de amor característica).
      Me alegra mucho que mis relatos te parezcan buenos. ¡Un abrazo! :)

      Eliminar